El fuego se ceba sin piedad con la provincia gallega de Ourense