El fuego sorprende a más de 2.100 turistas que han tenido que ser desalojados