Los fuegos del Apóstol dejarán de lanzarse en el Obradoiro después de 450 años