Las fuertes ráfagas de viento devastan varios pueblos de Cataluña