Un 40 % de funcionarias ha soportado piropos o comentarios sobre su aspecto