Los funcionarios de prisiones se quejan de que sufren una agresión al día