Los funcionarios de prisiones sufren 350 agresiones de media al año