Una fundación denuncia que la libertad de expresión está amenazada en Panamá