Los reyes eméritos asisten al funeral del gran duque Juan de Luxemburgo, fallecido a los 98 años