Los futuros padres, pendientes del BOE