Los galgos, ante su mes más temido por el fin de la temporada de caza