Galicia, arrasada por la peor ola de incendios del verano: más de 800 hectáreas calcinadas en dos días