Galicia intenta recuperar la normalidad tras la tromba de agua, 120 litros por metro cuadrado