Las playas gallegas, a rebosar, en el primer fin de semana de buen tiempo y bañador