Una ganadera impone el arte ovino