Los ganaderos de la ribera ponen a salvo a sus animales ante la crecida del Ebro