La gata que pierde la paciencia al escuchar cantar a su dueña