Así está ahora el gato que casi muere tras haberle teñido de morado