Los gatos, reyes en Internet