Dos gemelas inglesas no pueden jugar o ir de vacaciones por una extraña epilepsia