Estos gemelos comparten el mismo ADN, y ahora también la misma piel