El bloqueo de un solo gen hace los tumores menos agresivos