La Generalitat sigue sin hacerse cargo del niño de 8 años que esnifa pegamento en el Raval