El 80% del genoma humano es biológicamente activo