Descifran el genoma de un oso de hace 400.000 años hallado en Atapuerca