DiR, la cadena de gimnasios catalana, ya toma la temperatura a sus cientes por el coronavirus