El hielo del pico Kebnekaise se derrite más de cuatro metros por la ola de calor