El gobierno Vasco y los ayuntamientos están buscando soluciones urgentes porque los saltos en los muelles son peligrosos