La eterna sonrisa de la promesa española del golf