A golpes con la ley antitabaco