Una graduación que casi termina en tragedia