Hoteles, restaurantes y teatros cerrados: La Gran Vía de Madrid agoniza por la pandemia