Largas colas en los talleres de Ciudad Real tras la brutal granizada: coches con abolladuras y lunas rotas