Un grano de maíz atrapado en las vías respiratorias, causa de la muerte de la niña de Mérida