Un robo de película en 25 segundos frustrado por los gritos de Mari Carmen