Los gritos de los hijos de 13, 6 y un año de la mujer asesinada en Barbastro alertaron del crimen