Un guardia del Palacio de Buckingham sorprende a los turistas con sus bailes