La Guardia Civil “cazó” a Ana Julia con un plan maquiavélico que la desquició