Guardias civiles trabajan en Irak como instructores: enseñan a los policías cómo tratar a individuos desarmados