En la guarida de los CDR: cuando el presunto material explosivo está al lado de donde juegan los niños