La 'guerra abierta' por la ola de calor