Una guerra vecinal mantiene a una mujer de 84 años atrapada en su casa