Se popularizan las 'habitaciones de la ira'