Los habitantes de la ‘España vaciada’ piden que les escuchen más allá de las elecciones