¿Por qué nos metemos el dedo en la nariz?