Un test de heces a la población de más de 50 años salvaría 3.600 vidas al año