Más de 20.000 hectáreas de cultivos, anegadas por la crecida del Ebro