El héroe de Barcelona, cuestionado