Un héroe en la maternidad de Cuajimalpa