La heroína, la droga de moda de la crisis